La virtualización es un ahorrar y no parar. Si, la empresa que aún mantiene un puesto informático por usuario, desconoce las soluciones virtualizadas, no sólo por el ahorro en costes, también por la flexibilidad e independencia que ofrecen y ofreces, ya que puedes tener TODO tu negocio en cualquier punto del planeta en cuestión de segundos.

Virtualizacion plus

Vamos ahora a por un ejemplo.

Tenemos a la empresa X que se dedica a mercancías no perecederas y tiene negocio en el territorio nacional. Para ello dispone de una red de vendedores que realizan los pedidos por la tarde llamando a la oficina o pasan un correo electrónico con los pedidos de cada cliente.

Esta metodología de trabajo funcionaba «bien«, porque ibas haciendo una cadena y el cliente recibía su pedido entre 2 y 5 días después, sin contar festivos ni fines de semana.

Los problemas empezaban a aparecer cuando no había stock de uno o más productos. Entonces había que llamar al cliente, trabajo que tenían que hacer en la mayor parte de las ocasiones las personas que recepcionan el pedido en la oficina, a las que el cliente no conoce. Y aquí podía suceder que el cliente decidiese cancelar todo el pedido, porque «eso de lo que no tienes stock ahora es lo que más necesito«, lo aplazase en espera de que hubiese stock o «le daba igual» y pedía que se lo enviasen sin lo que faltaba, que cuando tuvieses stock, le enviases el resto.

Problemas, la palabra que nadie quiere ver ni escuchar. Y aquí es donde la virtualizaci´ón resuelve todo el tramo intermedio de manera eficaz, eficiente y responsable. En tu empresa gestionas el stock a través de una herramienta informática que te permite saber muchas cosas acerca de tus productos en tiempo real, pero está literalmente atada al espacio físico de la oficina y los trabajadores que hay en ella.

Imposible es posible con Miflop Networks

Imposible es posible con Miflop Networks

Un vendedor en la calle se adapta al horario de sus clientes. Si a las seis y media de la tarde no hay nadie en la oficina, el vendedor no sabe si hay o no tal o cual producto. Si le dice que si al cliente y luego es que no, ¿quién pierde la venta? Tu empresa y el vendedor, su comisión, con el riesgo extra de perder al cliente.

Ahora vamos a virtualizar ése software y a través del móvil/portátil/tablet del vendedor, con su usuario y contraseña, además de los permisos de uso, le decimos al cliente si tenemos el producto que quiere, si le podemos aplicar un descuento si compra X cantidad, si tenemos alternativas, cuando se espera stock… y mientras ésto sucede, se va haciendo el pedido. No depende de si hay o no gente en la oficina, de que alguien apagó el servidor porque pensaba que había que hacerlo… cuando el vendedor sale del local, lo hace con la venta hecha, a las siete y cuarto de la tarde. Tu empresa vende, el vendedor tiene su comisión y el cliente no ha tenido que ir a la competencia para encontrar tu producto.

Consulta ahora nuestras soluciones de virtualización a medida, ajustándose a tus requerimientos y necesidades. El ahorro es considerable y las posibilidades de maximizar el rendimiento de tu negocio supera todas tus previsiones.